Cuidados para la piel del hombre

Cuidar de la piel y hacer que luzca sana y bonita no es cosa de género. La piel del hombre está también expuesta a sufrir acné, envejecimiento, etc., y, como la de la mujer, necesita sus cuidados específicos.

Para establecer una rutina beauty adecuada para la piel del hombre, tienes que tener en cuenta que es distinta a la de la mujer:

  • Es más espesa debido a la mayor cantidad de colágeno.
  • Es más grasa, tiene más glándulas sebáceas activas, implicando mayor cantidad de poros. Por lo general, sufre acnés más severos y de más duración.
  • Inicia su proceso de envejecimiento más tarde que la piel de las mujeres, pero se da de manera más rápida.

Entre los consejos básicos de cuidado para la piel masculina tienes que tener presente establecer una rutina básica de limpieza facial, usar productos adecuados al tipo de piel y fotoprotegerte siempre. Además, es fundamental dedicarle cuidados relacionados con el afeitado: limpiar y preparar el rostro antes. y después emplear un tratamiento que calme la irritación de la piel.

PROTEGE TU PIEL DEL AFEITADO

La piel masculina se expone con asiduidad a la agresión de las cuchillas, maquinillas o tijeras. Afeitar la piel de manera regular hace que esté sometida a mayor estrés y la vuelve más sensible. Al afeitar el rostro, no solo se afecta al vello, sino que la piel también se ve afectada e irritada.

 El afeitado en mojado elimina la capa superior de la piel, lo que implica que se exponga la piel inmadura con mayor predisposición a la irritación y más sensibilidad a los agentes externos.  

Para protegerte al afeitarte:

  • Usa productos que protejan y lubriquen la piel. Facilitarán un afeitado suave y menos agresivo para tu piel.
  • Utiliza una maquinilla limpia. Imprescindible para prevenir rojeces, cortes e irritaciones en la piel.
  • Aféitate en la dirección de crecimiento del pelo, no contra ella. Y tómate tu tiempo, evita movimientos largos, ve poco a poco y cuidando tu piel en cada pasada.
  • Los lípidos de la piel se eliminan y por este motivo retiene menos agua. La hidratación y reparación se convierte en un paso imprescindible después del afeitado.

MANTÉN UNA RUTINA

La constancia ayudará a mantener tu piel sana. Por lo que establece una rutina y aplícala cada día, por la mañana y por la noche, solo así tu piel se verá beneficiada.

Esta rutina debe incluir productos adaptados a ti, cada piel es distinta y cada una reclama unos cuidados específicos. Recuerda que tu farmacéutico puede ayudarte a incorporar los productos más apropiados para el bienestar de tu piel.

Mantener tu piel limpia ayudará a eliminar grasa y favorecerá la acción de los productos de tu rutina de cuidado facial. Además, es un buen paso previo al afeitado. Otro paso fundamental de esta rutina será la hidratación. Previenes la sequedad y combates la aparición de arrugas. Si te afeitas diariamente, realízalo siguiendo los consejos y repara tu piel cuando acabes. No olvides que afeitarse irrita la piel y esta necesita un descanso posteriormente.

En tu rutina de cuidado dedícale atención a las zonas más delicadas. La piel de alrededor de los ojos es la más sensible del rostro y la que nota antes los signos de la edad. Un contorno de ojos para mañana y noche ayudará a mantener hidratada esta zona.

Por la noche aplícate una crema o sérum específico; y, como complemento, una vez por semana completa la rutina con una mascarilla adecuada para tu tipo de piel. ¡Sigue el consejo de tu farmacéutico!

Cuidados para la piel del hombre

Esta rutina será completa si la acompañas con hábitos de vida saludable: una buena alimentación, ejercicio físico adaptado a las características de manera regular, un buen descanso, evitar el consumo de alcohol y el tabaquismo, entre otros.

FOTOPROTÉGETE SIEMPRE

En cualquier período del año, usa protector solar. Sin este cuidado cosmético básico, expones tu piel a problemas importantes de la salud derivados del efecto del sol.

Además, aplicarlo diariamente evita que tu piel se queme y que, además, envejezca antes de tiempo. El sol puede provocar que aparezcan manchas, y además produce estrés oxidativo, acelerando las arrugas.

A la hora de elegir tu fotoprotector, es recomendable escoger uno que cuente con filtros UVA y UVB, hidratante y resistente al agua.

Escribe un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad de Google y los Términos de Servicio.
*Campos obligatorios